La definición de Mario Massaccesi sobre el romance de Maria Eugenia Vidal y Quique Sacco

La definición de Mario Massaccesi sobre el romance de Maria Eugenia Vidal y Quique Sacco

María Eugenia Vidal y Quique Sacco lograron sorprender al público con la confirmación de su romance durante los últimos días del año, luego de que ella deje el poder. Vacaciones en Europa fueron la apertura oficial de este romance y este fin de semana se mostraron juntos en un evento familiar en la ciudad de Bolívar.

Una de las palabras más esperadas era la de Mario Massaccesi, teniendo en cuenta el fuerte vínculo que tenía con la recordada Débora Pérez Volpin, y las críticas que en algún momento Sacco recibió por rehacer su vida. Entrevistado por Nancy Duré en ‘El Show del Espectáculo’ por AM 1300 La Salada, el conductor de ‘Síntesis’ (El Trece) decidió diferenciarse y apoyar la posibilidad que tuvo su colega de encontrar nuevamente una persona que acompañé sus días.

“Me parece bárbaro. La muerte de la gente que amamos no significa que nos tenga que paralizar de por vida. Yo no creo que Débora, con lo hermosa divina y generosa que era, le esté diciendo quedate sentado en un rincón y llora el resto de tu vida. Es un pibe joven que tiene resto. Renovar el amor no implica borrar el pasado. Si a él le gusta María Eugenia…”, comentó.

“Yo no lo conozco mucho a Quique, hemos intercambiado (charlas) por el tema del juicio. Lo que tengo entendido es que previo a que se hiciera público todo esto el habló en privado con la familia y me pareció un gesto maravilloso”, valoró.

En tanto, recordó a su entrañable amiga cuando se está por cumplir un nuevo aniversario de su trágica muerte: “Era una piba canchera, copada, con una cabeza abierta, divertida, solidaria, amorosa… Yo todavía tengo un mensaje guardado que me mandó un mes y medio antes de que la mataran en donde me decía que quería que tomemos un café porque quería hablar de unas cosas que podríamos hacer”.

Por otro lado, consultado sobre el supuesto malestar que tenía cuando Marcelo Tinelli entregaba tarde el aire, puso paños fríos y valoró el piso de audiencia que ‘Showmatch’ le deja al noticiero. “Pasando el límite de las 00:20 nos ponemos ansiosos. En el primer bloque te das cuenta enseguida si la gente se fue o no a dormir. El minuto a minuto es el único parámetro que tenemos. Los viernes es el día en el que mejores números hacemos y los miércoles sabemos que es el que más la tenemos que remar, que generalmente es el que Marcelo no está”, comentó.

“Cuando el programa (de Tinelli) termina rápido después de la votación, la gente se queda un poco más porque el noticiero es corto, dinámico y los espectadores tienen en la tele todo lo que leyeron en redes sociales o vio en WhatsApp. Marcelo es un gran colectivo en todo sentido y es el que nos trae la mayor cantidad de audiencia”, sentenció.

“Lo que más me desconecta después del noticiero es el silencio, en mi casa no veo tele. Salgo a correr. Hoy me armé mi tiempo para hacerlo. Me gusta mucho sacar fotos. Viajo, hago muchos paisajes y me gustan las situaciones cotidianas de la gente. Tengo un zoom que me permite sacar al vendedor de frutas, al barrendero, a la señora que está bien lookeada, pero nunca hice un desnudo. Me faltaba esa parte. Vi un taller de desnudo artístico y de retrato y lo voy a hacer este sábado. Los cuatro lunes de febrero de anote en uno de collage porque quiero hacer un cuadro para mi casa que sea mío. Esas cosas me desconectan y me llevan a otros mundos”, confesó.

“Para hacer este trabajo hay que estar donde está la gente y hacer cosas donde está la gente. No hay que dar vueltas en un micromundo en donde creas que tu opinión es el ombligo del mundo porque la verdad no la tiene nadie. Andar por distintos mundos te permite una mirada más amplia. A mí me gusta, en vez de quedarme con el árbol, quedarme con el bosque”, explicó.

Sobre el tenso momento que vivió en ‘Almorzando con Mirtha Legrand’: “No tengo ni resentimiento ni bronca ni odio con los que me hicieron lo peor de la vida así que no podría tenerlo con Mirtha Legrand ni con nadie. He hecho cursos para poder enojarme, decir que no y no ser demasiado flexible. El enojo es una emoción legítima. Me incomodó. Yo no haría esa pregunta. Yo no soy una persona mediática o que le guste el varieté mediático. Ayer, casualmente cuando corría, estaba pensando en eso”.

“Cuando te corren de lugar sirve para chequear como estas vos y cómo está la que forma parte de tu intimidad. Ese sacudón, porque salió en todos lados, sirvió para ratificar el respeto y cariño que me tiene mi familia. Mi hermana, que es la que ahora hace de mama, me dijo: ‘no tenes que elegir lo que queres y lo que te haga bien. Sabe que acá estamos’. Yo no tengo problema que me lo pregunten una y mil veces porque tengo claro que hay una parte de mi vida en donde trepe a mi dolor en cada uno de los escalones y no necesito volver. Esta bueno tener intimidad. Todas las personas, aun las que parezcan que cuentan todo en todos lados, tienen un resguardo de intimidad. En mi caso, no necesito y me pregunto para qué contarlo”, cerró.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *