Jacobo Winograd, sobre el crimen en Villa Gesell: “La pena de muerte la aplican los motochorros y estos rugbiers”

Jacobo Winograd, sobre el crimen en Villa Gesell: “La pena de muerte la aplican los motochorros y estos rugbiers”

El crimen de Fernando Báez Sosa en manos de diez rugbiers de entre 18 y 20 años que se encuentran detenidos en la ciudad de Villa Gesell conmovió a todo el país y puso una vez más en debate la relación de los jóvenes con las drogas y el alcohol. El repudio a este hecho fue generalizado y este jueves se sumó la voz de Jacobo Winograd quien se mostró indignado por lo ocurrido y pidió justicia.

“Hace tres días que lloro. Estoy mal por el chico Fernando que murió en Villa Gesell. No le digan más animales a los asesinos estos porque los animales son los mejores amigos del hombre. Estos son lacras, basuras que le aplicaron la pena de muerte a Fernando”, comenzó a relatar el mediático en una entrevista con Nancy Duré en ‘El Show del Espectáculo’.

“Basta de alcohol y de drogas porque sino el alcohol y las drogas va a terminar con muchas cosas. Veía a los papás de Fernando y me ponía a llorar en la cama. Cuando hablan de la pena de muerte, la aplican los motochorros y estos rugbiers. Unos hijos de puta”, agregó.

“Perdón Fernando porque vivo en Argentina, perdón a tu mamá, perdón a tu papá, todos tenemos que pedirte perdón por no protegerte. Si no hacemos algo, esto va a ir en caída. Tengo una hija de 23 años, tengo miedo cuando va a bailar”, confesó.

El joven de 19 años, falleció en el Hospital Arturo Illia de esa ciudad turística en donde ingresó el fin de semana con múltiples traumatismos y pérdida de conocimiento tras el ataque de una decena de jóvenes en las afueras del boliche Le Brique, ubicado en la Avenida 3 y Calle 102.

La pelea se originó en el interior del local pero los jóvenes fueron expulsados del lugar por personal de seguridad. En la salida, uno de los bandos comenzó a buscar al otro y encontró a uno de sus integrantes, Fernando, que estaba solo y lo comenzaron a golpear y darle fuertes patadas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *