Eleonora Cassano confesó que rechazó bailar en la Gala del G20: “No me parecía volver para hacer una pedorrada de 30 o 50 segundos”

Eleonora Cassano confesó que rechazó bailar en la Gala del G20: “No me parecía volver para hacer una pedorrada de 30 o 50 segundos”

Eleonora Cassano atraviesa un verdadero drama producto de la lucha que emprendió para poder jubilarse: luego de consagrarse como una de las artistas más importantes de la Argentina y la región, debido a que el Teatro Colón no realizó los aportes correspondientes, no puede recibir el haber. Los bailarines se jubilan a los 40 años edad con 20 de aportes.

«Es vergonzoso como Julio Bocca tuvo que renunciar al Teatro Colon. Nosotros no nos podemos jubilar. Yo estoy luchando. Parece que me sale la jubilación como ama de casa… Yo, para hacerlo, tendría que tener veinte años más de aportes. A nosotros nos habían dado una licencia sin goce de sueldo para representar al teatro en el mundo. Empezamos a hacer eso y no paramos más. En esos años no se pagaron los aportes correspondientes por lo que el tiempo de aportes es poco en relación a la cantidad que tengo», explicó en AM 1300 La Salada.

«Yo, para jubilarme, tengo que ir 20 años más al Teatro Colón a hacer nada. Con los abogados no hay forma. Julio estaba en esa misma situación y tuvo que renunciar. Yo no quiero porque ese es un lugar en el que me crié, me lo gané. Tratar a artistas como empelados municipales, como sucede ahí, es muy difícil. Vos entras al ballet estable y nadie te toca un pelo para hacer revisiones o que tenes las mismas condiciones», alertó.

De esta forma, también apuntó a las autoridades que comandaban el teatro a fines del 2012 cuando se produjo su retiro de las tablas: «No haberme podido despedir en el Colón me duele por las personas que no me invitaron. Era gente conocida que no fue capaz de decir si quería hacer un tanguito antes de despedirme. Me dolió y me duele».

Resultado de imagen para eleonora cassano

Lo cierto es que el grueso de su carrera profesional estuvo marcada por la figura de Julio Bocca, que se despidió en 2007 y el año pasado volvió al escenario del Colón en el marco del show que se realizó en la gala para los presidentes que asistieron a la cumbre del G-20 en Buenos Aires.

«Julio cerró a los 40 y no se paró más hasta el día de la gala de los presidentes… que no me gustó porque el cuidó un montón de no volver a bailar y lo que hizo me pareció que no estaba a la altura para un regreso. Tendría que haber hecho algo exclusivo, hasta podríamos haber hecho algo juntos. Pasó sin nada. Encima con jean. No correspondía esa presentación para él», disparó en diálogo con Andrea Bisso.

«A mí me llamaron para ir y no me terminó de cerrar. A último momento pensé que iba a ser toda una complicación. Fue una decisión personal: no me pareció volver a bailar en el Colón para hacer una pedorrada de 30 o 50 segundos. Yo tuve mi despedida divina en la 9 de Julio», completó.

Resultado de imagen para eleonora cassano

Por otro lado, valoró la figura de su eterno compañero: «Desde 1989 trabajamos juntos con Julio. Lo que pasaba arriba del escenario, en parte, es porque pasaba abajo: lo que vivimos, compartimos fue muy lindo. Aprendimos uno del otro. Fue una situación que jamás imagine vivir porque cuando estudia no planifica tanto. Hoy los chicos trabajan para ser famosos y es un gravísimo error».

En tanto, habló de la ‘2da Gran Gala por los niños’ que tendrá lugar el 2 de octubre desde las 20 en el Teatro Coliseo en donde interpretará la coreografía ‘El Abrazo’, ideada especialmente para este momento: «Tengo mucha emoción porque la obra tiene un fin increíble para cubrir las carencias en un montón de aspectos de dos mil niños de tres fundaciones como ‘Manos en Acción’, la Fundación Julio Boca y el Patronato de la Infancia. Me pone feliz poder contribuir para una causa tan importante».

LA RELACIÓN CON SUS HIJOS

La bailarina, que tiene dos hijos, profundizó especialmente el vínculo que tiene con Julieta, de 16 años, a quien busca proteger del contexto de violencia e inseguridad que pondera en la vía pública: “Ser papá es muy difícil. Es bebe va creciendo y los problemas crecen con el bebé”.

“Ella tiene un grado de solidaridad y cosas increíbles, por lo que la admiro enormemente. Yo te puedo expresar un montón de cosas hermosas que viví con la danza, pero nada supera las que me dan mis hijos. Ellos fueron mi mejor función”, dijo.

“Con Julieta se charla súper abierto: el tema de que hagan su vida es difícil porque con mi marido somos muy molestos por el tema de la seguridad. Mi hija tiene 16, es una bomba, y no la dejo ir sola ni a la esquina. Yo le tengo una confianza maravillosa, pero no en la calle con el grado de inseguridad que hay”, sintetizó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *